Animales, cientificismo y el paradigma feminista.

herbert_west_by_carriejokerbates-d9ey62f1La revolución feminista de los años 60 mostró que las mujeres tienen derechos. También descubrió muchos datos sobre el reino animal en general. Por ejemplo, que el león no es jefe de un harem, sino un mantenido y que en el mundo de los mamíferos ellas son las que manejan el cotarro.

Comprendimos que los motivos por los que ellos son ejecutivos y ellas secretarias nada tienen que ver con los presuntos roles entre cazadores y recolectoras cavernícolas, ni estos fueron heredados en los genes.

¿Cómo fue posible que la ciencia cambiara de opinión?

A pesar de la idea general sobre este asunto hay una diferencia entre el fenómeno y lo que el científico dice sobre el fenómeno. Con la revolución feminista cambió lo que decía el científico, entre otras cosas porque se dio voz a las científicas. Es decir, cambió el paradigma científico imperante que, con pocos matices, había sido heredado de la muy gloriosa época victoriana, patriarcal, conservadora y de buen ver.

Este hecho, además de las evidentes ventajas científicas (síntesis de modelos y evolución) acarreó ventajas sociales (liberación del dogma). La gente no pondrá en duda las injusticias sociales si a pesar de sus consecuencias negativas las considera inevitables. De ahí que el cientificismo (1) ocupara el lugar de la religión como mecanismo de control de masas.

Por fortuna el cientificismo no puede poseer dogmas infalibles, pues su principal fuente es la Ciencia; si bien los privilegiados cientificistas tardarán en ceder sus exclusivas ventajas a pesar del cambio de paradigma. Puede pasar, incluso, que se abandone el cientificismo y abracen posturas garantes del privilegio que se pone en peligro con el cambio de paradigma científico – no es casualidad que el Creacionismo empezara su expansión por la misma época que la citada revolución feminista-.

Hoy también cambia el paradigma científico respecto a los animales no humanos. Etólogos, biólogos, neurocientíficos, etc. que, a pesar de la financiación de Oscar Mayer y compañía, claman por observar al resto de animales como seres lejanos a la idea cartesiana de “máquinas sin alma”. Son seres sintientes, con altas capacidades sociales, cognitivas y empáticas, con intereses. El cambio de paradigma, no sin reacciones, acarreará profundas revisiones de nuestra percepción de la naturaleza de la que, una vez más, nos beneficiaremos todas.

(1) Uso de hechos científicos para argumentar decisiones éticas. No tiene nada que ver con la Ciencia.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s