La paradoja del márketing bien hecho

– Y bien doctora ¿Cómo se encuentra mi hijo?
– Tengo una buena noticia y otra mala ¿Cuál quiere saber primero?
– ¡Ay! Dios mío. La buena por favor.
– El accidente fue muy grave y las consecuencias también. Tras 11 horas de operación hemos conseguido reparar los daños medulares y con la rehabilitación adecuada recuperará la capacidad de andar.
– ¡Ay! Gracias al Señor. ¡Si Usted supiera lo que he rezado! Las misas que le he dedicado a mí hijo, la de velas que he encendido a Fray Leopoldo y el Cristo de Medinaceli, Santa Lucía y el Sagrado Corazón. Y mire, mire… esta es la lista de promesas que ahora tengo que cumplir. Un viaje a Lourdes entre ellas y el Camino de Santiago haciendo el pino.
– Bueno señora, agradezco su devoción, pero lo cierto es que cuento con un equipo de especialistas muy cualificado y experimentado y además con los medios materiales óptimos para este tipo de intervenciones y…
– Sí, bueno. ¿Y la mala noticia? Interrumpe la madre.
– La mala es que con seguridad su hijo tendrá una ligera cojera, no es mucho y tal vez…
– ¿Qué? ¡Panda de inútiles! ¿Con quién tengo que hablar en este hospitalucho para plantar una queja? ¿Os voy a demandar y espero que pierdas tu trabajo?
Etc.

FIN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s