Seamos rectas

Decía Paul Dirac (Premio nobel de física por una ecuación incomprensible para cualquier cerebro de tamaño normal) que si las matemáticas son bellas son ciertas. Andaba pensando en física, a saber, si la expresión matemática es bella, consistente, será representación de un fenómeno físico, natural. Las matemáticas son el lenguaje de la naturaleza, que dijo aquel. Lo cierto es que con su fórmula anticipó el descubrimiento del positrón (un electrón con carga positiva). Y muchas más cosas misteriosas.

En 1977 el matemático Markushevich hablaba de la recta y la circunferencia como las curvas más sencillas, conocidas y bellas. El las describía de forma muy hermosa, a saber: una recta es el viaje de un punto equidistante a otros dos, una circunferencia es el punto que viaja equidistante a uno solitario. Ambas definiciones distan de su fría formulación geométrica. Y ambas descripciones del soviético definen la dualidad en los actos vitales de cualquier humano. La recta es nuestro camino entre dos decisiones, avanzamos eligiendo hacer o no hacer. Una vez hecho, pasamos a otras dos decisiones. Por su parte la circunferencia es aquel punto atrapado en torno a otro -tal vez una mala decisión – dando vueltas, sin poder escapar.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s