Cuando dejé de ser vegano III: los lácteos.

Desconcertado por mi regreso a la carnicería (1) pienso en los lácteos. Siempre me han aburrido tantas opciones alternativas a la leche de vaca, que si bebida de soja, de coco, de avena, de almendra, nueces, arroz, sésamo, quinoa, espelta, etc. Siempre tener que andar eligiendo. Quiero libertad, no complicarme la cabeza, hacer lo que sale por la TV y ya está. Como una persona normal.

Así que voy a la sección en cuestión y como no quiero complicaciones busco a alguien que me atienda. Allí veo una chica que anda apuntando algo.
– Hola, quiero leche. Digo.
Me mira extrañada y señala el expositor de casi 20 metros de largo frente a mí.
– Ya, pero que sea de vaca -, concreto.
– Todas esas leches son de vaca. Indica.
– ¿Cómo es posible que haya tantos tipos de leche de vaca? Pregunto asombrado.
– En realidad son marcas diferentes.
– Ahhhh – contesto aliviado, a diferencia de las leches vegetales, que hay infinidad de tipos, aquí sólo es un producto con infinidad de marcas. Es comprar sobre seguro. Todo es lo mismo. ¡Me encanta! Así que voy a echar mano a un “cartón” pero…
– ¡Dios mío! ¿Qué es eso? Pregunto asustado a la señorita de los apuntes.
– Tiene leche entera, semidesnatada y desnatada. Contesta.
– ¡Pero yo soy un persona libre, natural y deportista! ¡Sólo quiero leche de vaca natural!
– De esa no tenemos. Es mala para la salud. Todas estas están tratadas mediante largos procesos físicos-químicos para facilitar la asimilación por el organismo.
– ¿Para mi salud? ¡Pero si es natural, será saludable!
– En realidad no. Mire, si lo necesita tenemos leche con refuerzo de calcio, todas vienen suplementadas con vitamina D, para facilitar la absorción, no se preocupe. Esta con Omega va de perlas si tiene colesterol y nuestro producto estrella: la leche sin leche ¡La leche sin lactosa! Y la señorita sonríe mientras me enseña un cartón con muchos colorines.
– ¿¿¿¡¡¡Pero no había prohibido la UE que las bebidas vegetales se llamen leche porque no llevan leche de vaca!!!??? Digo poniendo el grito en el cielo.
– Ya sabe Usted como son los jueces. Se lo digo yo que estudio el doctorado en Derecho y hago aquí las prácticas como becaria-.
– A ver… un poco de calma. ¿Me está diciendo que todas estas leches de vaca, en realidad son otra cosa?
– ¿De qué cueva ha salido Usted?
– ¿Y los anuncios de la TV?
– Madure.
– ¿Y qué hacen con la lactosa y la grasa de la leche?
– La meten en los bollitos. Aquí no se tira nada.
– ¿Pero no dice que es mala para la salud?
– Por eso se refuerza la leche con omega 2, calcio, vitamina D, soflogominolas, restotichondieos, rustopontidos, etc. Cero pegas, oiga.

Muy afligido me marcho de esta sección. Pienso que al final no va a ser tan buena idea lo de ser carnista y colaborar con la tortura de millones de animales, destruir el Planeta, condenar al hambre a millones de personas del Tercer Mundo y acelerar el calentamiento global, etc. ¡Pero rápidamente me acuerdo del argumento de la Isla (2) y persisto en mi idea de ser carnista!

Continuará…

(1) Aquí puedes ver mi paso por al carnicería.
(2) Este es el argumento por el que dejé de ser vegano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s