El patriarcado: sólo un modelo

¿Qué le ocurre a un ordenador cuando falla un programa? Lo mismo que a un hombre frente a una mujer feminista. La capacidad de previsión es un instinto de supervivencia. En Paleoantropología se considera un indicio de comportamiento moderno el acto de la previsión. Esta cualidad se deja ver en las culturas de Paleolítico Superior Final, hace unos 30.000 años, cuando encontramos silos donde se almacenan alimentos. Almacenar es prever. No sólo los animales humanos prevén. El perro cuando entierra alimentos, el gato cuando hace lo propio con sus cacas, el elefante que marcha a su cementerio, las ballenas o las aves migratorias, etc.

El éxito del Método Científico se basa en el mismo principio. El calendario, la cultura, las fiestas patronales, la economía, la política, en general todo acto humano se basa en la previsión. Pero no podemos preverlo todo, es imposible ante una multiplicidad de factores en continuo cambio. Para paliar la incertidumbre, creamos modelos. Así, nos fiamos de que un semáforo en verde evitará que el coche nos atropelle. Pensamos que si buscamos trabajo lo encontraremos. Es lógico anticipar que tras la noche llegará el día. Si eres cristiano, creerás que la muerte no es el final. Etc. Continue reading “El patriarcado: sólo un modelo”

Anuncios

Un cuento popular de hace tiempo

Esteban la volvió a encontrar llorando.

– No llores más mujer. No hay remedio.

Ella lo mira con ojos cansados y sube las escaleras de la vieja casa. En la vieja aldea. Donde nunca pasa nada, excepto la muerte. Que siempre visita, pero allí demasiado pronto, demasiado a menudo.

Mercedes se sienta en la antigua cama con colchón de lana. Sus pies no tocan el suelo.

Vuelve a pensar en el niño. Se recuesta e intenta dormir, pero los quehaceres de quién apenas tiene nada importunan, un día tras otro. Sólo las lágrimas rompen el tesón de la monotonía.

Otro día más. Otra noche. Y así… Continue reading “Un cuento popular de hace tiempo”

Cuando dejé de ser vegano III: los lácteos.

Desconcertado por mi regreso a la carnicería (1) pienso en los lácteos. Siempre me han aburrido tantas opciones alternativas a la leche de vaca, que si bebida de soja, de coco, de avena, de almendra, nueces, arroz, sésamo, quinoa, espelta, etc. Siempre tener que andar eligiendo. Quiero libertad, no complicarme la cabeza, hacer lo que sale por la TV y ya está. Como una persona normal.

Así que voy a la sección en cuestión y como no quiero complicaciones busco a alguien que me atienda. Allí veo una chica que anda apuntando algo.
– Hola, quiero leche. Digo.
Me mira extrañada y señala el expositor de casi 20 metros de largo frente a mí.
– Ya, pero que sea de vaca -, concreto. Continue reading “Cuando dejé de ser vegano III: los lácteos.”

Felipe IV y el artículo 155.

Cataluña nunca fue un reino pero siempre ha ido a su bola. Y esto cabreaba mucho en Castilla, sobre todo al Conde Duque de Olivares (en la imagen), valido del Rey Felipe IV (1605-1665), que en segundas nupcias se casó con su sobrina y de allí nació Carlos II, el rey más tonto de la historia de le la humanidad.

Resulta que un día estaban de cháchara Felipe y Olivares y llegaron a la conclusión de que el imperio español estaba jodido, media Europa contra él y el reino de Castilla, principal pilar del Imperio, se estaba despoblando porque los nobles, siempre muy patriotas, excepto si hay que contribuir al erario público, estaban eximidos de pagar impuestos y los campesinos, los que pagaban, se morían de hambre, peste o en guerras.

– Felipe… que no queda nadie en Castilla para pagar los gastos – dijo Olivares.
– Búscate la vida, que para eso te pago. Dijo el Rey. Continue reading “Felipe IV y el artículo 155.”

La tiranía de los imbéciles

Cuando hace dos años prohibieron la pirotécnica el ayuntamiento alegó “contaminación acústica”. Pero sé que hubo algo más: ella. Si quieres ganar debes conocer las reglas del juego y ella las conocía todas.

Una vez más vistió de negro y utilizó las mismas armas de los artífices de la barbarie. Bastaba con adquirir un arsenal de petardos de la máxima potencia de forma legal, por dos duros y usarlos contra ellos, contra la causa. Ella siempre tuvo claro que si el sistema permite la injusticia es un deber de primer orden actuar. Continue reading “La tiranía de los imbéciles”

Cuando dejé de ser vegano II: la carnicería.

Después de tantos años como vegano (1) por fin  me siento libre, sano y natural, con acceso a las infinitas opciones de la dieta omnívora.

Así que decidí ir a lo gordo: la carnicería.

Allí estaba, al fondo del pasillo, un lugar siniestro antaño, ahora símbolo de mi nueva etapa como persona normal, lejos de la secta vegana. Según me acercaba noté el olor raro, como de hospital, pero me acordé del “argumento de la isla” (1) y corrí al mostrador obviando las alarmas cerebrales.

Allí un señor muy amable, con un enorme cuchillo entre manos, me dio las buenas tardes.
– Hola buenas, quiero carne ¡Fuente natural de proteínas! ¿De qué tipo tenéis? Pregunto con mi mejor sonrisa.
– ¡Pues claro que sí! Aquí tenemos paletilla, secreto, lomo, filetes, pinchos, costillas, manitas, oreja,  etc. ¡De la mejor calidad, fresco de hace una semana, nutrientes y energía para deportistas! ¡No hay más calidad! Para una dieta rica y saludable. Responde el señor del cuchillo en la mano con jolgorio sin par.
– ¿De qué es todo eso?
– De cerdo.
– ¿Todo de cerdo? ¿No hay otra cosa? Continue reading “Cuando dejé de ser vegano II: la carnicería.”