Cuando dejé de ser vegano III: los lácteos.

Desconcertado por mi regreso a la carnicería (1) pienso en los lácteos. Siempre me han aburrido tantas opciones alternativas a la leche de vaca, que si bebida de soja, de coco, de avena, de almendra, nueces, arroz, sésamo, quinoa, espelta, etc. Siempre tener que andar eligiendo. Quiero libertad, no complicarme la cabeza, hacer lo que sale por la TV y ya está. Como una persona normal.

Así que voy a la sección en cuestión y como no quiero complicaciones busco a alguien que me atienda. Allí veo una chica que anda apuntando algo.
– Hola, quiero leche. Digo.
Me mira extrañada y señala el expositor de casi 20 metros de largo frente a mí.
– Ya, pero que sea de vaca -, concreto. Continue reading “Cuando dejé de ser vegano III: los lácteos.”

Anuncios

La tiranía de los imbéciles

Cuando hace dos años prohibieron la pirotécnica el ayuntamiento alegó “contaminación acústica”. Pero sé que hubo algo más: ella. Si quieres ganar debes conocer las reglas del juego y ella las conocía todas.

Una vez más vistió de negro y utilizó las mismas armas de los artífices de la barbarie. Bastaba con adquirir un arsenal de petardos de la máxima potencia de forma legal, por dos duros y usarlos contra ellos, contra la causa. Ella siempre tuvo claro que si el sistema permite la injusticia es un deber de primer orden actuar. Continue reading “La tiranía de los imbéciles”

Cuando dejé de ser vegano II: la carnicería.

Después de tantos años como vegano (1) por fin  me siento libre, sano y natural, con acceso a las infinitas opciones de la dieta omnívora.

Así que decidí ir a lo gordo: la carnicería.

Allí estaba, al fondo del pasillo, un lugar siniestro antaño, ahora símbolo de mi nueva etapa como persona normal, lejos de la secta vegana. Según me acercaba noté el olor raro, como de hospital, pero me acordé del “argumento de la isla” (1) y corrí al mostrador obviando las alarmas cerebrales.

Allí un señor muy amable, con un enorme cuchillo entre manos, me dio las buenas tardes.
– Hola buenas, quiero carne ¡Fuente natural de proteínas! ¿De qué tipo tenéis? Pregunto con mi mejor sonrisa.
– ¡Pues claro que sí! Aquí tenemos paletilla, secreto, lomo, filetes, pinchos, costillas, manitas, oreja,  etc. ¡De la mejor calidad, fresco de hace una semana, nutrientes y energía para deportistas! ¡No hay más calidad! Para una dieta rica y saludable. Responde el señor del cuchillo en la mano con jolgorio sin par.
– ¿De qué es todo eso?
– De cerdo.
– ¿Todo de cerdo? ¿No hay otra cosa? Continue reading “Cuando dejé de ser vegano II: la carnicería.”

Cuando dejé de ser vegano: el primer paso.

Lamento informaros que dejo de ser vegano. Todos los “argumentos” contra el veganismo que me han soltado en estos años no pasaban de simples gilipolleces y excusas, pero hay uno infalible que me quita el sueño desde hace meses. La isla.

¿Cómo sobrevivo si me pierdo en una isla desierta en mitad del océano y sólo está habitada por cerdos, pollos, cabras, etc? ¿Qué hago? ¿Me muero de hambre? En consecuencia no puedo seguir siendo vegano.

Encantado de haberos conocido. Nos vemos en el Burguer…

El beso

Esta mañana, en la oscuridad del dormitorio, como cada día antes de que marchase al trabajo, sentí sus labios. Cálidos. Suaves. Únicos.

Mi corazón agónico impidió al cerebro, durante unos instantes, comprender la situación. Pues ella había muerto la semana pasada.

FIN.

Las aventuras de Ventorro y Pepino. Feminismos y toreros.

Ventorro y Pepino se encuentran en el portal.

VENTORRO. Hola Pepino, estoy pensando en lo del otro día.
PEPINO. Hola, ¿sobre qué?
VENTORRO. Sí, sobre lo de las mujeres. Me voy a hacer feminista. He estado leyendo un poco en la red y creo que el feminismo tiene razón. Así que…
PEPINO. ¡Ah! ok. Pero no puedes ser feminista.
VENTORRO. ¡Coño! ¿Por qué?
PEPINO. Porque eres un hombre.
VENTORRO. Joder claro y muy hombre, pero yo lo apoyo. El feminismo, digo.
PEPINO. Tú mismo lo has dicho: “Lo apoyo”. Intuyes que no es cosa tuya. Los hombres no pueden ser feministas. Continue reading “Las aventuras de Ventorro y Pepino. Feminismos y toreros.”

Las aventuras de Ventorro y Pepino. El término medio

Ventorro y Pepino se encuentran en el rellano.

VENTORRO: Es que los veganos sois muy radicales.
PEPINO: Pienso que el término “radical”, como el de “término medio” son ambiguos en abstracto.
VENTORRO: ¿Ein? Yo estoy en contra del maltrato animal, pero vosotros vais muy lejos.
PEPINO: Ojalá pudiera irme muy lejos. A ver… por ejemplo, si te digo que violar mujeres me parece mal y es injusto y que por eso no las violo ¿Te parece radical?
VENTORRO: No hombre, eso es normal.
PEPINO: ¿Lo ves? Se viola o no se viola. No hay término medio.
VENTORRO: Cierto. Pero es que los animales no son personas.
PEPINO: Vale ¿y si te digo que lanzar piropos por la calle a una mujer es igual de injusto y perverso que violarlas? Continue reading “Las aventuras de Ventorro y Pepino. El término medio”