La España de bien

Piensa que sus “logros” son sólo fruto del esfuerzo personal y olvida el contexto acotado por los derechos sociales peleados en los últimos 150 años. Así, el votante por la “España de bien” se siente fuerte y mofa de los que siguen apostando por la Justicia y la democracia, por el progreso. Se ve poderoso en la clase media a la que no pertenece, pues sigue siendo un simple currito de mierda que pende de un salario.

Está cansado de pagar impuestos y que su dinero se vaya a colectivos caprichosos: las mujeres con sus polladas feministas, los negros, los moros, los panchos que nos roban el trabajo y siempre andan pidiendo. Los maricones promiscuos, los animalistas que no me dejan matar feliz, los catalanes!!!!!! etc. Y él, y ellos, la clase media que no lo es, pero que es mayoría ¡no ven ni un duro!

Ha perdido capacidad adquisitiva. Ahora la parienta tiene que trabajar y no por mucha pasta, que llega el negro y te quita el puesto. Antes podías perder el tiempo un mes en la playa, ahora una semana y de milagro. Por no tener, no tienen ni identidad. ¿Qué son? El cuento del equipo de fútbol parece que ya no cuela, pero “¿Perroflautas?”, ni de coña.

Ellos no son ni machistas, ni feministas, ni maricones, ni negros, ni moros, ni urbanitas, ni animalistas. Son gente normal. Currito, coche, un pisín, matrimonio, hijos, fútbol, casita, playa, toros, fiestas. Lo vulgar, lo ordinario es su esencia ¿Qué les queda?

Ser españoles de bien.

Imagen relacionada

Anuncios

Todos los hombres somos violadores

Y mucho me temo que si no fuera ilegal…

Vale, es cierto que el amigo que habla de follarse a la primera que pasa por la calle contra una farola, mientras nos reímos de la gracia, puede que al final no lo haga. Y me pregunto por el freno que le impide hacerlo. ¿Es infalible ese freno? Obvio que en muchos casos no. Por cierto, casi el 100% del porno que tanto nos gusta va de follarse a la primera que pasa, por la oficina, la enfermería, la calle, la escuela, etc… Seguir leyendo “Todos los hombres somos violadores”

Breve historia del amor romántico – y a los animales-

Hubo un tiempo en que los niños no eran amados.

Antes del S. XVIII la mortalidad infantil era tan alta como los nacimientos. La muerte infantil alcanzaba a todos los estamentos de la sociedad y para asegurar descendencia el recurso era la procreación. Las mujeres de aquella época podían estar pariendo todos los años de su vida fértil o morir en el intento. No tenía mucho sentido encariñarse…

Transcribo un ilustrativo párrafo  del trabajo de Ariès (1) al respecto:

“La gente no podía apegarse demasiado a lo que se consideraba como un eventual desecho. Ello explica las frases que chocan con nuestra sensibilidad contemporánea, como las de Montaigne: “He perdido dos o tres hijos que se criaban fuera, no sin dolor, pero sin enfado”, o la de Moliere, a propósito de la Louison de Le Malade imaginaire: “La pequeña no cuenta.” La opinión general no debía, como Montaigne, “reconocerles ni movimiento en el alma, ni forma reconocible al cuerpo”. Seguir leyendo “Breve historia del amor romántico – y a los animales-“

El antiantitaurino

Frank Cuesta tiene razón. Los taurinos no son bárbaros sedientos de sangre y el torero no es un salvaje, hace una actividad legal; ni es un torturador, ni es un asesino. Es cierto que incluso tu vecino puede ser un taurino ¡Y tú saludándole! Para F.C. que los taurinos sean humanos parece haber sido una revelación divina (1).

En 2010 se publicaba un pequeño librito de título “Aquellos hombres grises” (2). El autor, C.R. Browning, profesor de Historia en la Universidad de Carolina del Norte, se planteaba cómo fue posible que personas normales, padres de familia, hermanos, hijos… fueran capaces de cometer las mayores atrocidades imaginables contra otro ser humano. El libro es fundamental, aunque aporta más dudas que respuestas – como debe ser-.

Algunas de la causas serían la situación de guerra, el fanatismo de la propaganda, la pertenencia a unidades de exterminio o más en general ser parte del grupo privilegiado: los nazis. También la permanente sensación de terror en el conflicto bélico, la idea sacralizada de supervivencia, la deshumanización del enemigo, etc. En cualquier caso una situación extraordinaria, alejada de la realidad, que condicionaría los comportamientos humanos. Causas que explican pero no justifican los actos, pues también hubo quién en la misma situación no fue partícipe de tan extrema degeneración humana.

El mundo de la tauromaquia también es extraordinario.

Con su lenguaje, sus costumbres, su cosmología, sus tradiciones, su música, sus rituales, su religión, héroes y divinidades. Es un compendio de elementos, signos, que cubren, disfrazan, desvían, esconden, el hecho de la tauromaquia en sí – torturar un animal hasta la muerte-. Comprender estos símbolos y sus significados nos acercan al “mundo del toreo”, al cristal opaco con que los taurinos observan su entorno. Un mundo anacrónico en una sociedad del S. XXI.

Sin toda la parafernalia taurina sólo vemos el hecho, crudo, puro, objetivo: un animal indefenso es acribillado y muerto ante la algarada del respetable. Sin toda esa estructura taurina que esconde, que desvía la atención de la esencia taurina, la tauromaquia sería ilegal. Igual que en una sociedad civilizada las atrocidades nazis nos parecen intolerables. Frank Cuesta se ha acercado y comprendido la estructura que esconde la barbaridad del toreo.

Decía Nietzsche que cuando miras al abismo, este te acaba mirando. Y esto le ha pasado a Cuesta, porque todo esfuerzo por comprender genera empatía.

Frank Cuesta ahora empatiza con el agresor y su público, con los que matan, torturan y disfrutan viéndolo. Le resulta difícil ver el objeto último de la Tauromaquia entre toda esa maraña de música, palabrería, leyendas, mitos, testosterona… ese final donde un animal yace desangrándose hasta la muerte bajo el griterío y la fanfarria de la masa taurina.  F. C. Ahora empatiza con el agresor y su público, olvidando a la víctima eterna: el animal.

(1)http://www.elmundo.es/television/momentvs/2018/10/15/5bc46d7b46163f324e8b4587.html

(2)https://www.casadellibro.com/libro-aquellos-hombres-grises/9788435018869/1825110

 

 

 

 

 

 

(1)http://www.elmundo.es/television/momentvs/2018/10/15/5bc46d7b46163f324e8b4587.html

(2)https://www.casadellibro.com/libro-aquellos-hombres-grises/9788435018869/1825110

 

Intolerancia de la intolerancia

 

Decía el sociólogo Michael Mann en su libro de 2007, “Fascistas”, que estos no volverían pues su status está demonizado. Sí temía, no obstante, que renacieran de otra manera, con otros nombres, otras formas. Once años después de su publicación pienso que el fascismo se ha quitado el complejo y ya los hay que se reconocen como tal sin tapujos, una realidad más funesta que la prevista por Mann.

Eco nos ofrece una síntesis de las características, en abstracto, que propician el “fascismo eterno”, como él lo llamaba, en un pequeño ensayo que se recogen en la imagen adjunta. Condiciones que se dan en la actualidad para regocijo de los seguidores del ideólogo fascista Julius Evola, el cual recomendó a sus acólitos “cabalgar el tigre”, es decir, esperar a que las condiciones descritas por Eco se pusieran de manifiesto para pelear por el poder.

La historia nos dice que los opositores tradicionales al fascismo en la izquierda y derecha: comunistas, anarquistas, socialistas, demócratas, liberales, conservadores, etc.  nada pudieron contra el crecimiento del fascismo. Confío en que los movimientos sociales punteros del XXI: feminismo, animalismo, ecologismo, neoruralismo, movimiento LGTB, etc. sean el acicate contra este monstruo eterno antes de que eche raíces. Y para ello, el primer paso, es aceptar como una necesidad fundamental la intolerancia de la intolerancia.

La esperanza que se construye

Lo de ayer en Madrid fue algo espectacular. De nuevo el PACMA rompió todas las expectativas al congregar miles de sentimientos por la Justicia esencial, esencial, digo, al ser la primera altruista de la Historia.

Hoy el PACMA es la punta de lanza de la defensa por los Derechos Animales en este país, tal vez, el país más brutal contra ellos de nuestro entorno. Por fin los medios estuvieron a la altura de su siglo y han colado esta lucha en las casas de toda España.

Ahora estamos a punto de alcanzar un punto de no retorno, un hecho inaudito en la historia de este Estado, la entrada del PACMA en las instituciones europeas, donde el torticero sistema electoral que hay España no es un impedimento y todos los votos valen lo mismo.

La esperanza no se espera, la esperanza se construye y hoy los sin voz la tienen.

Perspectiva del piropo

Vas por la calle y se te acerca un desconocido. Va bien vestido para el estándar social, ya sabes, traje, corbata y un maletín. Te mira y te comenta algo así – me pareces una buena persona, inteligente, atractiva, con futuro – y además sugiere – ¿Te gustaría ir de viaje a Yibuti? Yo corro con los gastos y nos vamos juntos -. ¡Raro! ¿No? Lo primero que una persona equilibrada pensaría es “¿Y este pavo? ¿Qué coño me dice? ¿Un viaje a dónde?” Seguir leyendo “Perspectiva del piropo”