Mitología moderna. La B12.

Todos los animales, antes que herbívoros, carnívoros u omnívoros somos heterótrofos. Es decir, somos tan inútiles que no podemos crear energía y materia  por nuestros propios medios. Necesitamos tomar elementos constituyentes del exterior mediante el alimento. Por el contrario hay otros seres vivos que sí pueden hacerlo, las plantas y algunas bacterias. Estos son capaces de sintetizar la energía del Sol y elementos fundamentales como los minerales, que son la base de toda construcción biológica. Y por eso las llaman seres autótrofos. Continue reading “Mitología moderna. La B12.”

Anuncios

Los motivos del veganismo. Un sólo argumento.

Todas las explicaciones en favor del veganismo son circunstancias de un elemento esencial. El veganismo sólo tiene un argumento: El ejercicio de la Justicia.

Parte de dos premisas fundamentales:

  1. La Justicia nace para resolver un conflicto de intereses.
  2. Un interés surge de la capacidad para poseerlo, capacidad para procesarlo. A tales efectos los únicos seres con capacidad para procesar intereses son aquellos con un órgano cerebral.

La consecuencia lógica es única:

  1. Todos los individuos con intereses son objeto de la Justicia.

Al igual que otras consecuencias lógicas de la Justicia, como el Feminismo, el Veganismo reivindica la coherencia: el respeto del interés, al margen del sexo, la edad, la raza, orientación sexual, etc.

Por tanto el veganismo renuncia al uso de animales no humanos por cuanto los intereses de estos deben ser respetados (al menos vivir y no ser dañados, dos intereses elementales universales), como los de cualquier otro individuo.

No hay más. Ni menos. Porque el veganismo se puede teñir de otras consideraciones: ecología, salud, animalismo, espiritualidad, compasión,  etc. Pero la ausencia del principio de Justicia supone la ausencia de veganismo.

Ongay y los animales.

Se acaban de cumplir diez años de la publicación “El Proyecto Gran Simio desde el materialismo filosófico”. Se trata de la tesis doctoral que defendió Iñigo Ongay en 2007 a la luz del pensamiento de su mentor Gustavo Bueno (1924-2016). A día de hoy esta tesis es el ataque más interesante contra el movimiento en defensa de los Derechos de los Animales. Digo interesante porque sus argumentos son sesudos, aunque a diez años vista, más que superados. Y es de agradecer la tesis, pues es a causa de que estamos y crecemos. Continue reading “Ongay y los animales.”

Los derechos de los animales

Cuando la Ley no es universal su justificación es más que debida. Cuando además es una convención, como es el derecho, su fundamento es un requisito indispensable. Que los animalistas queremos derechos para los animales, es un hecho. Que no todos los animalistas quieren los mismos derechos, también. Hay muchos animalistas que niegan los derechos que piden para sus perros a los cerdos. Continue reading “Los derechos de los animales”

Un viaje sin retorno

Con la tragedia climática del año 2038 se vinieron abajo los fundamentos de la civilización. El resultado fue un cambio en los valores: la Tecnociencia se convirtió en el árbitro de la humanidad. Los propagadores del misticismo político, económico, religioso, filosófico, ético, etc. fueron ejecutados y la humanidad trabajó al unísono por su supervivencia. Los beneficios fueron inmediatos. Entre los muchos uno brilló con luz propia: el desarrollo de la tecnología de fusión nuclear y aplicación al “Estatorreactor”, el primer propulsor con capacidad para los viajes estelares. Continue reading “Un viaje sin retorno”

Breve historia de la violencia.

El macho con pretensiones Alfa se pavonea frente a la hembra. Muestra sus poderosos bíceps, camina muy tieso para parecer más alto, gesticula buscando la mirada de ella, etc. Podría tratarse de cualquier discoteca de hoy día, pero este macho pertenece a una manada humana de hace medio millón de años.

Continue reading “Breve historia de la violencia.”

El nunca lo haría

15 de julio. La chica con traje y chanclas de playa apura el café y sale al exterior del bar. El calor es abrasador. Se ajusta las gafas de sol, observa la gasolinera y camina hacia el parking. Junto al suyo hay un coche rojo en marcha. Ve a un tipo que saca un perro del coche, se aleja un poco y ata la correa del animal a una papelera. Vuelve corriendo hacia el vehículo. El animal salta, forcejea con la correa y lloriquea. ¿Pero qué coño? La chica se acerca al animal, que no le presta atención. El perro sólo tiene ojos para el coche rojo que enfila hacia la autovía con sentido a Valencia. Ladra, salta, patalea, llora… ¡grita! Continue reading “El nunca lo haría”