Mitología moderna. La B12.

Todos los animales, antes que herbívoros, carnívoros u omnívoros somos heterótrofos. Es decir, somos tan inútiles que no podemos crear energía y materia  por nuestros propios medios. Necesitamos tomar elementos constituyentes del exterior mediante el alimento. Por el contrario hay otros seres vivos que sí pueden hacerlo, las plantas y algunas bacterias. Estos son capaces de sintetizar la energía del Sol y elementos fundamentales como los minerales, que son la base de toda construcción biológica. Y por eso las llaman seres autótrofos. Continue reading “Mitología moderna. La B12.”

Los motivos del veganismo. Un sólo argumento.

Todas las explicaciones en favor del veganismo son circunstancias de un elemento esencial. El veganismo sólo tiene un argumento: El ejercicio de la Justicia.

Parte de dos premisas fundamentales:

  1. La Justicia nace para resolver un conflicto de intereses.
  2. Un interés surge de la capacidad para poseerlo, capacidad para procesarlo. A tales efectos los únicos seres con capacidad para procesar intereses son aquellos con un órgano cerebral.

La consecuencia lógica es única:

  1. Todos los individuos con intereses son objeto de la Justicia.

Al igual que otras consecuencias lógicas de la Justicia, como el Feminismo, el Veganismo reivindica la coherencia: el respeto del interés, al margen del sexo, la edad, la raza, orientación sexual, etc.

Por tanto el veganismo renuncia al uso de animales no humanos por cuanto los intereses de estos deben ser respetados (al menos vivir y no ser dañados, dos intereses elementales universales), como los de cualquier otro individuo.

No hay más. Ni menos. Porque el veganismo se puede teñir de otras consideraciones: ecología, salud, animalismo, espiritualidad, compasión,  etc. Pero la ausencia del principio de Justicia supone la ausencia de veganismo.