Mitología moderna. La B12.

Todos los animales, antes que herbívoros, carnívoros u omnívoros somos heterótrofos. Es decir, somos tan inútiles que no podemos crear energía y materia  por nuestros propios medios. Necesitamos tomar elementos constituyentes del exterior mediante el alimento. Por el contrario hay otros seres vivos que sí pueden hacerlo, las plantas y algunas bacterias. Estos son capaces de sintetizar la energía del Sol y elementos fundamentales como los minerales, que son la base de toda construcción biológica. Y por eso las llaman seres autótrofos. Continue reading “Mitología moderna. La B12.”

Breve historia del nacionalismo.

Antes del S. XIX no había naciones. Las dinastías, linajes reales, cuyo patrimonio era la totalidad de las gentes y tierras bajo su dominio, pugnaban unas con otras devorándose. La casualidad de que un gallego y un murciano se conocieran se basaba en un par de posibilidades: compartir cuerpo de ejército a la mayor gloria del monarca de turno y/o la prisión. Continue reading “Breve historia del nacionalismo.”

Los motivos del veganismo. Un sólo argumento.

Todas las explicaciones en favor del veganismo son circunstancias de un elemento esencial. El veganismo sólo tiene un argumento: El ejercicio de la Justicia.

Parte de dos premisas fundamentales:

  1. La Justicia nace para resolver un conflicto de intereses.
  2. Un interés surge de la capacidad para poseerlo, capacidad para procesarlo. A tales efectos los únicos seres con capacidad para procesar intereses son aquellos con un órgano cerebral.

La consecuencia lógica es única:

  1. Todos los individuos con intereses son objeto de la Justicia.

Al igual que otras consecuencias lógicas de la Justicia, como el Feminismo, el Veganismo reivindica la coherencia: el respeto del interés, al margen del sexo, la edad, la raza, orientación sexual, etc.

Por tanto el veganismo renuncia al uso de animales no humanos por cuanto los intereses de estos deben ser respetados (al menos vivir y no ser dañados, dos intereses elementales universales), como los de cualquier otro individuo.

No hay más. Ni menos. Porque el veganismo se puede teñir de otras consideraciones: ecología, salud, animalismo, espiritualidad, compasión,  etc. Pero la ausencia del principio de Justicia supone la ausencia de veganismo.

Ongay y los animales.

Se acaban de cumplir diez años de la publicación “El Proyecto Gran Simio desde el materialismo filosófico”. Se trata de la tesis doctoral que defendió Iñigo Ongay en 2007 a la luz del pensamiento de su mentor Gustavo Bueno (1924-2016). A día de hoy esta tesis es el ataque más interesante contra el movimiento en defensa de los Derechos de los Animales. Digo interesante porque sus argumentos son sesudos, aunque a diez años vista, más que superados. Y es de agradecer la tesis, pues es a causa de que estamos y crecemos. Continue reading “Ongay y los animales.”

Del exterminio

Sodom and GomorrahJohn Martin, 1854

En general dos de cada tres opinadores acaban abogando por un genocidio al tratar asuntos relevantes. No en asuntos del tipo “Este hijo de puta roba más que yo y por tanto me quejo”, lo que viene a ser la política española, sino en temas vitales, como por ejemplo, la ecología.

Para entender la trascendencia de la ecología basta el sencillo símil que cuenta: “Dentro de tu casa puedes discutir cómo administrar el dinero, que muebles usar, el color de las paredes, las normas de convivencia, esta habitación es mía y sólo mía, etc. pero sólo unos auténticos estúpidos seguirían discutiendo esos temas mientras la casa se agrieta y derrumba”. Continue reading “Del exterminio”

Los derechos de los animales

Cuando la Ley no es universal su justificación es más que debida. Cuando además es una convención, como es el derecho, su fundamento es un requisito indispensable. Que los animalistas queremos derechos para los animales, es un hecho. Que no todos los animalistas quieren los mismos derechos, también. Hay muchos animalistas que niegan los derechos que piden para sus perros a los cerdos. Continue reading “Los derechos de los animales”

Historia de las colonias X

Vengo de las colonias y me cruzo con tres chavalas de, yo que sé, 13-14 años. Una de ellas abre algo y arroja el envoltorio al suelo.
– Oye! Dice una – podías echarlo en la papelera.
– Joder, pareces mi madre. Contesta.
– Yo te iba a decir lo mismo. Dice la tercera.
La chica lo recoge y a la papelera. Es un gesto minúsculo, pero fruto de la conciencia.
¿No es encantador?

Tal vez el mundo sea una mierda. Pero no olvidemos que es porque así lo queremos. Hay dos tipos de personas en este planeta y cada cual elige su bando. Pura libertad.