Breve historia de la intervención eclesiástica en asuntos políticos I

En tanto me pinchaba un cactus en la calle he visto pasar tres cazas volando a toda prisa por la Castellana madrileña en dirección a Cataluña. En la TV había un debate sobre si debe ser la Iglesia la que medie entre catalanes y españoles. No es la primera vez que pasa.

Cuando en 1492 los Reyes Católicos entraron en Granada dejaron allí al conde de Tendilla y a Hernando de Talavera, el primer obispo de la ciudad, para meter en el redil cristiano a sus habitantes. Cuatro años después se bajaron Isabel y Fernando a Granada para tomarse unas tapitas y unas cañas, pero ni iglesias, ni santos ni na de na, allí sólo vieron moros haciendo el infiel. Continue reading “Breve historia de la intervención eclesiástica en asuntos políticos I”

Anuncios

¿Quién es más monstruoso?

¿El torero o el taurino? Ayer pensaba que el torero, sin duda, pues decide torturar y asesinar. Algo fuera de comprensión, algo que está más allá de toda opción racional, por no hablar de ética. Sin embargo, el taurino es un simple espectador, un mierdecilla que no tiene nada mejor que hacer.

Luego me acordé de las palabras de Primo Levi cuando nos dice que los monstruos no son seres diferentes, ajenos a lo humano, sino la gente común, la que simplemente está y colabora sin plantearse lo contrario. Que se deja llevar por sus abismos mentales. Otra forma de acercase al concepto de “banalidad del mal” acuñado por Arendt.

Esa turba de entidades grises, que suponen la mayoría, en la Alemania Nazi, en los estados del sur americanos, en las plazas de toros, en la administración pública, en las grandes empresas y mataderos, en los supermercados… esa masa acrítica cuyos objetivos no van más allá de sus narices y pudren las raíces de todo lo que crece.

En la foto Hanna Arendt, ese cráneo privilegiado del XX y más allá.

Mitología moderna. La B12.

Todos los animales, antes que herbívoros, carnívoros u omnívoros somos heterótrofos. Es decir, somos tan inútiles que no podemos crear energía y materia  por nuestros propios medios. Necesitamos tomar elementos constituyentes del exterior mediante el alimento. Por el contrario hay otros seres vivos que sí pueden hacerlo, las plantas y algunas bacterias. Estos son capaces de sintetizar la energía del Sol y elementos fundamentales como los minerales, que son la base de toda construcción biológica. Y por eso las llaman seres autótrofos. Continue reading “Mitología moderna. La B12.”

Breve historia del nacionalismo.

Antes del S. XIX no había naciones. Las dinastías, linajes reales, cuyo patrimonio era la totalidad de las gentes y tierras bajo su dominio, pugnaban unas con otras devorándose. La casualidad de que un gallego y un murciano se conocieran se basaba en un par de posibilidades: compartir cuerpo de ejército a la mayor gloria del monarca de turno y/o la prisión. Continue reading “Breve historia del nacionalismo.”

Los motivos del veganismo. Un sólo argumento.

Todas las explicaciones en favor del veganismo son circunstancias de un elemento esencial. El veganismo sólo tiene un argumento: El ejercicio de la Justicia.

Parte de dos premisas fundamentales:

  1. La Justicia nace para resolver un conflicto de intereses.
  2. Un interés surge de la capacidad para poseerlo, capacidad para procesarlo. A tales efectos los únicos seres con capacidad para procesar intereses son aquellos con un órgano cerebral.

La consecuencia lógica es única:

  1. Todos los individuos con intereses son objeto de la Justicia.

Al igual que otras consecuencias lógicas de la Justicia, como el Feminismo, el Veganismo reivindica la coherencia: el respeto del interés, al margen del sexo, la edad, la raza, orientación sexual, etc.

Por tanto el veganismo renuncia al uso de animales no humanos por cuanto los intereses de estos deben ser respetados (al menos vivir y no ser dañados, dos intereses elementales universales), como los de cualquier otro individuo.

No hay más. Ni menos. Porque el veganismo se puede teñir de otras consideraciones: ecología, salud, animalismo, espiritualidad, compasión,  etc. Pero la ausencia del principio de Justicia supone la ausencia de veganismo.

Ongay y los animales.

Se acaban de cumplir diez años de la publicación “El Proyecto Gran Simio desde el materialismo filosófico”. Se trata de la tesis doctoral que defendió Iñigo Ongay en 2007 a la luz del pensamiento de su mentor Gustavo Bueno (1924-2016). A día de hoy esta tesis es el ataque más interesante contra el movimiento en defensa de los Derechos de los Animales. Digo interesante porque sus argumentos son sesudos, aunque a diez años vista, más que superados. Y es de agradecer la tesis, pues es a causa de que estamos y crecemos. Continue reading “Ongay y los animales.”

Del exterminio

Sodom and GomorrahJohn Martin, 1854

En general dos de cada tres opinadores acaban abogando por un genocidio al tratar asuntos relevantes. No en asuntos del tipo “Este hijo de puta roba más que yo y por tanto me quejo”, lo que viene a ser la política española, sino en temas vitales, como por ejemplo, la ecología.

Para entender la trascendencia de la ecología basta el sencillo símil que cuenta: “Dentro de tu casa puedes discutir cómo administrar el dinero, que muebles usar, el color de las paredes, las normas de convivencia, esta habitación es mía y sólo mía, etc. pero sólo unos auténticos estúpidos seguirían discutiendo esos temas mientras la casa se agrieta y derrumba”. Continue reading “Del exterminio”